Testamento y despedida

Conocida como “carta de últimas voluntades”, mensaje de despedida, esta imagen será encontrada el día de mi muerte. Aquí está la transcripción del texto: 24 horas es poco, mientras estuve viva nadie se interesó por mí, pero luego las fuerzas e intereses de mi gente se coordinan y vuelven a desatarse sobre mí. No me acusan, insultan; no luchan conmigo, calumnian y no me dan el derecho de defensa. Necesitan reprimir mi voz y obstaculizar mi acción, para que no continúe defendiendo como siempre he defendido a la gente y, especialmente, a los humildes. Sigo el destino que se me impuso. Luego, cuando la angustia te aflige, cuando la desesperación se apodera de tu corazón, cuando te sientes perdido y el dolor parece sofocarte, cierra los ojos, intenta respirar profundamente y deja que tu corazón te guíe a través del amor. No hay dolor que no pase, no hay desesperación que la esperanza no se lleve, no hay situación en la que la fe no salve. Si Dios le ha presentado un desafío en la vida, es porque él sabe que usted podrá superarlo y aprenderá una lección importante en la vida. Tenga la certeza de que Dios nunca le permitiría pasar por tal provocación si no supiera que usted pudiese vencer. Los dolores y las cicatrices pueden quedar marcados en su alma, pero las enseñanzas de Dios también estarán clavadas en su alma. No hay crecimiento sin sufrimiento, no hay sabiduría sin dolor. Resígnese ante la voluntad del Señor, reconcíliese con su dolor, su vida, sus caminos y de sus pasos hacia Dios, él le guiará. En el camino de la vida aprendí que no siempre tenemos lo que queremos. Porque no siempre era necesario sentir dolor para poder aprender con lágrimas. Fue necesario reír, para que no me encerrase en el tiempo. Fueron necesarias las piedras para construir mi camino, fueron fundamentales las flores para que me alegrasen el camino. Fue indispensable la fe para que yo no perdiera la esperanza, fue necesario perder para que ganase de verdad. Fue en el silencio donde me escucharon con claridad, pues sin pruebas no hay aprobación.

Y la victoria sin conquista es ilusión y la mayor virtud de los fuertes es el perdón. El día más hermoso: hoy. Lo más fácil: errar. El mayor obstáculo: el miedo. El mayor error: el abandono. La raíz de todo mal: el egoísmo. La distracción más bella: trabajar. la peor derrota: el desánimo. Los mejores maestros: los niños. La primera necesidad: comunicarse. Lo que trae la felicidad: ser útil para los demás. El peor defecto: el mal humor. La persona más peligrosa: el mentiroso. El peor sentimiento: el rencor. El regalo más hermoso: el perdón. Lo más indispensable: el hogar. La ruta más rápida: el camino correcto. El sentimiento más placentero: la paz interior. La mayor protección efectiva: la sonrisa. El mejor remedio: el optimismo. La mayor satisfacción: el deber cumplido. La fuerza más poderosa del mundo: la fe. Las personas más necesitadas: los padres. Lo más bello de todas las cosas: ¡el amor!

No todo lo que haga bien será alabado. Habrá momentos en los que se esforzará por mostrar un buen corazón y nadie lo notará. Todos dicen que debemos ser honestos, desinteresados y amables, pero a la hora de pasar de las palabras a las acciones cada uno busca su propio interés. Tal vez sea un gran desafío esforzarse por cultivar valores verdaderos cuando está rodeado de personas que buscan lo contrario. Aún así, no piense que no vale la pena. Desarrolle buenas cualidades, siempre estará en paz y con la conciencia tranquila si sabe que ha hecho lo mejor. Haga todo lo posible por aquellos que lo necesitan, supere obstáculos e intente superarse cada día, ésta es la forma correcta de sentirse verdaderamente realizado. Para ser bienvenido allí arriba, pase lo que pase en su vida, no pierda su paz interior, es la fuerza que necesita para mantener el equilibrio incluso durante las peores tormentas.

En esta era de personas atormentadas de pesadillas, frustraciones y sueños rotos, mantener la paz es fundamental para no caer en las trampas de la depresión. La carga de información que recibe durante su día, la presión del trabajo, el estudio y las relaciones, termina cortando sus nervios en pedacitos. Si no está pensando en su bienestar, no puede mantener el equilibrio y luego su hígado comienza a sufrir las primeras consecuencias, luego las enfermedades estomacales como la gastritis, las úlceras y otros nombres no son muy recomendables, es un paso. Es necesario que usted ponga filtros en su vida y cuando reciba las noticias, sean las que sean, analícelas rápidamente y descarte lo que no fuera realmente importante para su camino.

Mantenerse en paz es un ejercicio diario, porque muchos obstáculos estarán presentes en su vida diaria, comenzando con su hogar, donde bajo un mismo techo se reúnen personas que no comparten las mismas ideas que usted. Después de su muerte, nadie le quiere, pero todos aparecen. En el trabajo nos esperan otros problemas. Mantener el trabajo se está volviendo cada vez más difícil debido a las palabras, a veces, infernales e insoportables del pasado que han envenenado su cuerpo. Para complicar aún más, tiene su relación, a veces, tan complicada por cosas como morir a consecuencia de ser abandonada por la medicina, cuando uno se queda pensando en si valdrá la pena. Y cuando usted está a solas piensa que no ha nacido para no ser amada, que los ángeles le han olvidado y las familias y los médicos también y la soledad causa todo esto y más. Aquellos amigos que creen que usted es poderosa y usan su hombro como el gran muro de las lamentaciones y le dejan cargada de energías nada buenas. Cuídese mientras sea el momento para que su paz continúe, use estas reglas básicas, porque es triste no tener a nadie en la vida mientras yo dejo lo que tenía en la mía. Use el sentido común al leer las noticias. Deje de ir al impulso de los alarmistas de turno.

Al entrar en el lugar donde termina, cuando esté dentro de su caja, haga una oración silenciosa y salude a todos con alegría en el silencio. Respétese a sí mismo, su cuerpo está aquí y su alma se ha ido. Ya no puedo hablar con nadie. Escuche la hipocresía de la gente cuando digan “pobrecita”, pero yo ya no exista. Paren de fingir que todo está bien. Si fueran sinceros, no escribiría esto a los médicos y la gente falsa que me abandonó. Pida ayuda. Para ayudar a alguien necesitamos estar muy bien. Si no está bien, olvídelo, se lastimará a sí mismo y a cualquiera que solicite ayuda.

La paz es un logro de los que se aman. ¡Ámese por el amor a sí mismo! Nadie tiene derecho a invadir mi paz y si lo están haciendo es porque lo permití. Habrá otro que seguirá mi ejemplo. Solo hará falta un día en nuestra vida para que se acabe todo, el corazón se detendrá y de quien nunca quisiste saber es el que llorará más. Ya he abrazado para proteger, ya me reí cuando no podía, ya hice amigos eternos, amé y amé. Llegará un momento en que nos daremos cuenta de que cuando damos la mano no sostenemos el corazón. Que quien está hoy puede irse mañana y que nuestro rumbo cambia constantemente. Dejaremos de depender tanto de las promesas, porque no son garantía de nada, pero aprenderemos a hacer cumplir nuestras creencias sobre las personas que nos rodean. Crea en sí mismo. Valórese a sí mismo. Se merece mucho más de lo que tiene hoy y vencerá si mantiene su pensamiento enfocado en sus logros, sueños y deseos. Solo hay dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Así que hoy es el día correcto para amar, creer, hacer y especialmente vivir. Viva Granada Costa y Don Jose Segura Haro, mi padrino y mi madrina, la Delegada Nacional de Poesía y todos los que escribimos en compañía, ¡somos una familia!

© Francelina Robin

LLEGÓ LA HORA, LO QUE TENGO QUE DECIR ANTES

Hola, hola, amigos míos, tenemos que ser realistas,
sabemos que la muerte nos marca la hora,
aquellos que quisieron hablar después de la vida
tendrán que escribir antes explicándoles ahora.

Y como querría hablar después de la muerte
entonces estoy hablando, porque ya lo pasé una vez
diciendo adiós a mis amigos, a mis fans, a mi familia,
poca familia me acompañará, mi corazón paró

y solo ustedes, mis amigos, están escuchándolo, ya me estoy yendo,
quiero ir vestida toda de blanco, el ataúd igual, incluso las flores,
también verán mi foto en el periódico de Granada Costa
diciendo que morí y será pura verdad.

La propietaria de este escrito ya no existe,
aquellos que puedan, vengan a mi velatorio,
amigos y parientes, mis fans vengan también,
el último adiós quiero de ustedes.

será el mejor regalo que me llevaré,
será la última noche que pase con ustedes,
acostada en mi ataúd junto a los que quiero bien,
no hay necesidad de llorar, sonrían para mí.

Respondan en mi silencio, después el sacerdote vendrá
a encomendar mi cuerpo a Dios allá en el infinito,
luego tomen los soportes y lleven mi ataúd,
llévenme, por favor, a mi última morada

cantando mi poesía que a ustedes les gusta.
Quiero que las parejas canten, pero no lloren, solo “ay”,
quiero un buen recitador si no es pedir demasiado,
quiero dos buenos trovadores en diez minutos de rima

mientras la gente me tira todas las flores por encima,
no querría estar en la pared, querría la tumba en el suelo,
mi busto de mármol en la parte superior, abrazada a mis libros,
vestida de bailarina, aunque el busto se pondrá más tarde, si hubiera familia.

Marquen “descansa en paz, bailarina, poeta y escritora por la cultura
bajo la bandera española” pero solo si fuera Granada Costa
quien lo haga, por favor, aquí está mi cuerpo, mi alma va al cielo
a pagar mis pecados, si yo fui pecadora, pero fui alegre

porque fui muy humana, si pudiera volver espiritualmente
quiero hacer el bien a las personas que sufren
donde hubiera un país cuidándolos,
estaré curando a los enfermos que agonizan de dolor,

Los que tienen hambre y encontraron pan,
ayúdeme a hacer esto, mi cristo salvador,
los escritores y escritoras también me protegerán,
a los pintores y a los rapsodas también quiero verlos.

Mientras tuve voz incluso con miseria canté,
digan mi nombre cuando necesiten de mí,
Si Dios me diera licencia, con ustedes estaré.

© Francelina Robin