Quédate conmigo

Quédate con quien prefieras quedarte un sábado en tu casa. Que venda alcohol en una fiesta. Quien prefiere coger tu mano y tener un cigarrillo. Quédate con quien sepas que se puede quedar sin ti, pero prefiere estar contigo. Que se enamora con éxito y no con palabras. Quédate con el que te da valor y no con quien te ilusiona. Quédate con quien vale la pena y te alegra. Para ser grande primero tienes que ser pequeña, la humildad es la base de toda verdadera grandeza y no hay mayor grandeza que la verdad y la sensibilidad, pero más vale decir todo de una vez que a trozos porque un día puede salir todo mal en tu vida. Aprende a vivir y a saber lo que puedes hacer y si puedes hacerlo. No prometas porque no podemos pedir todo a una sola persona, intenta vivir con más de una. No es que quieran coger la mano después el brazo y más tarde un trozo más. ¿Y al final? ¡Qué tristeza, qué desgracia! En tu vida ya fuiste triste, no pienses que vas a terminar alegre porque mi corazón siente todo después. No corras como la libre porque te quedes coja, con las manos heridas y atadas en la cabeza preguntándote ¿Por qué? Cuando siempre has sido sincera en tu vida. Ahora la pobre vieja, llora y llora, ¿Qué será hasta el final de tu vida? Confía en ti, no confíes en nadie más porque hay pocos sinceros, hasta mi madre me ha traicionado. Ahora te diré, que todo el mundo me traicionó. Ya no soy de quien soy hija o hermana, si yo tengo hijos porque ellos no hicieron el bien. Solo me hicieron llorar y darme tristeza, por ese mundo perdida para ver si ganaba mi vida. Pero a ver si al final de mi vida tengo algún placer de un alma perdida. ¿Por qué es que saben el camino, me dejaron sola y yo doy mi corazón, ¿qué sería si fuese mala para los otros?, ¿Qué más harían de mí? Harían poco. A veces hacemos grandes sacrificios por alguien que no tiene capacidad de decir gracias. Cerré mis ojos y pedí un favor al viento: llévate todo lo necesario.

Estoy cansada de cargas pesadas. De aquí hacia adelante las tristezas que entren en mi bolso y en mi corazón, apaga la luz que ya es tarde para recordar catástrofes quemadas con el mechero del tiempo. Llegan tarde para encender el cigarrillo de la esperanza, porque cuando ella se va de nuestra vista es tarde para echar de menos la carcasa abandonada en la cama con el olor a la tinta seca. Cierra los ojos para poder pasar el bálsamo de los secretos de tu vientre, tatuado con la tinta de tus memorias para poder volar sobre tu cabello de la mano del el viento repartiendo tu perfume para poder asombrar el resto de pobreza y bañarlas con la lluvia cargada de sol. Acaricia el cuerpo para poder encenderlo con las cartas, fotografías en blanco y negro, reflejos de nuestro amor. Encender las estrellas para que testimonien mi fuerza, mi soledad huya en mí distraída con un espejo universo y guardar un secreto para olvidar en Venus, con tus órganos y envidien a Dios porque le vemos todo poderoso y quieren creer en los ardores poéticos del amor. Ven para la cama que tengo ganas de tu olor en mi piel, tu sabor en mis ojos, ven conmigo a viajar que ya vamos por la mitad de nuestra historia y el destino no tarda en aparecer. Quédate antes del amanecer, ven, entra, la puerta está abierta.

© Francelina Robin