Pensamientos después de 23 años de casados

Un hombre tiene siempre buenas palabras.
Cuando quiere conquistar a su enamorada le dice:
¿Estabas ansiosa por este momento?
¿Quieres que me vaya?
No, ni pensarlo.
¿Me amas?
Claro, mucho
¿Ya me traicionaste?
Claro que no.
¿Puedo pedirte que me beses?
Sí, porque lo mereces.
Tengo miedo que un día me puedas maltratar
¿Me puedes maltratar?
¡Estás loca!
Yo no soy de ese tipo de hombre.
¿Puedo confiar en ti?
Sí, querida.
Después de la boda léalo de abajo hacia arriba.

© Francelina Robin