Llegó la primavera

Hice llorar a mis flores en los días tristes del invierno. Estaban todas vestidas de verde y les corté sus hojas, soy una jardinera cruel. El viento soplaba y el resto de las hojas se llevaba. La primavera se anunció y lanzó su perfume de flores en el aire. También trajo a usted de vuelta queriéndome encontrar, usted vino linda, sonriente, llena de amor, un ángel perdido que el paraíso no encontró, usted verá que nuestro amor siempre estuvo aquí y en las noches frías yo le protegí, fue por usted que yo me enamoré, mi primavera, quien ama espera, yo te esperé, me da pena entrar en casa y dejarte fuera con las flores.

Ahora ellas son perfectas que apenas las toco y se caen y lloran, qué hermosura, pero es triste lo poco que duran, ciertas especies ¿Quién es?, ¿Es un espejo?, ¿Soy yo? por eso yo he hecho justicia prefiriendo sufrir yo por verlas, ellas se dispersan poniéndose al frío, solamente el tronco se le veía. Qué tristeza da cuando nos gustan las flores y los animales, las flores si no las cuidas mueren y los animales si no los tratas y no les das amor mueren también. Yo cortaba mi jardín en los tiempos en los que era joven, ahora que ya mi raíz está muriendo pago para que lo vayan haciendo, pero me da tristeza porque no son acariciadas con mis manos porque yo les doy amor, puedo coger el más pequeño ramito y ponerlo en la tierra y seguro que tengo flores.

En la primavera ahora tengo un mal ejemplo, corté un cantero y ya está todo florecido con margaritas de todos los colores y no sé cuántas más de aquellas flores que fueron trocitos que cogí, que el jardinero al suelo los tiró, mis geranios grandes, parecen rosas de lo que están creciendo, pues las miro todos los días, les hago caricias, las riego, les quito las viejas hojas y las viejas flores, es un encanto salir a mi terraza por la mañana con el sol y que esté toda florecida, qué gracia el perfume de la mañana y la tristeza de mi alma. Pero aquí siento la diferencia, las que cortó mi jardinero están tristes y no han florecido de la misma manera. Yo las voy acariciando, pero las cortó tan cortas que las pobres plantas tienen dificultad para salir y dejarse ver, pero yo persisto con mi cariño para ayudarlas a crecer. Cuando me siento mal, paso una mano en una y quito una hoja en otra. Dicen que a quien no le gustan las flores y los animales no les gusta la gente, ya tuve la oportunidad de verlo, por eso, cuando le ofrecen flores las ponen en un rincón y ni les hacen caso, luego van directas a la basura. Quien me quiere ver alegre me pone en medio de una huerta o jardín y ahora, tal vez, sea difícil porque no me puedo agachar, pero yo soy capaz de tomar medicamentos e ir a cuidar mi huerta y jardín. Quien, de Granada Costa, conoce mi jardín sabe que está lleno de tomates plantados y lechugas.

También fresas, pimientos, berenjenas, pueden ver como se hace bonito un jardín compuesto de flores y verduras, es maravilloso pero, en realidad, no está permitido a todos. Soy linda como una rosa, delicada por naturaleza, gentil como la vida pide ser, estoy enfadada y valiente, ah, tengo espinas, soy mandona, flor de lis que encanta los cielos y los ojos me ven. Soy linda, como una rosa, delicada por naturaleza, gentil como la vida pide ser, estoy enfadada y valiente, ah, tengo espinas, soy mandona, obediente, soy celosa, soy simple rosa en medio de muchas orquídeas, soy rosa de mucho valor, soy linda, soy margarita.

Roja, soy girasol, soy flor de lis que encanta los celos y ojos que me ven, soy gentil, encantadora, mi perfume es inconfundible y único, sale de mis pétalos. Tengo una sonrisa linda que el sol envidia, que hasta se cierra cuando camina sobre él. Tengo luz propia, no soy luciérnaga, pero la luna es tan bella como yo. Las estrellas brillan para mí durante la noche, mientras yo brillo para ellas durante el día. Soy linda, tengo brillo propio, tengo una linda sonrisa que derrumba tropas e impide al sol nacer. El timbre de mi voz es canción a buenos oídos, mi piel, mis pétalos son suaves. Al tocarme, hago el corazón temblar, la voz temblorosa, hago que la respiración sea profunda. Al sentir mi perfume, hago ir a la vía láctea e ir a Venecia y volver en segundos. Soy natural, no soy artificial, soy tierna como toda flor de la naturaleza, soy bien observada. Soy más que una flor, soy más que una linda rosa, soy mujer con mi modo de vivir normal, encanto, sin adornos y muchos arreglos. Soy flor y buenos jardineros, toda mujer es como una rosa aunque no tenga o no demuestre la mínima intención de ser florecida, me reconocen, ¡soy única, especial! Soy bella flor.

© Francelina Robin