Dedicado a los amigos

Amigos, algunas personas tienen algo que hace que mostremos lo mejor de nosotros, por el carisma y la preocupación, por todo lo que la gente hace. Algunas personas nos hacen sentir cómodos desde el principio, porque sus sonrisas y su amor por la vida provienen de un corazón bueno, cariñoso y generoso. Algunas personas son muy especiales y cada vez que están cerca parece que el mundo está lleno de alegría, esperando a ser descubiertos. Vosotros sois así, amigos, quiero deciros que significáis mucho para mí, porque tenéis esa cosa extra que rara vez veo en otras personas. Tenéis una calidez que acerca a los demás y me hacéis sentir que soy una persona muy especial todos los días, durante el año entero. Por todo lo que habéis hecho y realizado, los votos de un gran día repleto de salud, paz, amor y muchas alegrías. Amigos, continuad compartiendo esta alegría contagiosa que es parte de vuestro ser. Os agradezco este tiempo de mucho amor y mucho cariño, os agradezco vuestra comprensión, vuestro apoyo y que estéis siempre conmigo en los momentos felices y tristes de mi vida. Os agradezco esta agradable interacción que me brindáis. Os agradezco ser como sois y que seáis tan esenciales en mi vida. ¡Ustedes me hacen muy feliz!

A veces, uno de esos amigos del alma está en nuestro corazón y entonces es llamado amigo enamorado. Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies, pero también hay amigos por un tiempo, tal vez por unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca. También podemos recordar a amigos y amigas distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra. El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino. Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí, y se lleva un poco de nosotros. Habrá unos que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejen nada. Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

Tengo un amigo que es más que un hermano, para un amigo revelamos todo lo que hay en nuestro corazón. El amigo está presente, incluso cuando está ausente. Un buen amigo es para la vida, es para después de la muerte, es infinito eterno, es el amor, ¡el que nunca muere! Tomé una hoja de papel en blanco, traté de escribir algo sobre el amor de amigo. Luego llené la papelera de papeles arrugados, descubrí que los amigos viven en un rincón cómodo del corazón con insonorización. Afiné los oídos, pero me fue imposible oír lo que salía de allí.

¡Podíamos sentir las vibraciones de una nota musical de nuestro presidente de Granada Costa! Parecía una fiesta, uno de esos bailes más grandes sincronizados y coloridos fuegos artificiales en composición. No estaba satisfecho con la tristeza de ese último día y busqué un médico para que me hiciera una radiografía «un rayo X» para ver si podía encontrarla ¡necesitaba ver eso! Pero por mucho que afinara mi mirada, no podía ver nada diferente en ese plástico oscuro y manchado. Me di cuenta de que donde viven los amigos, es invisible a los ojos de ciertas personas, está tan diluido, forma tanto parte de la gente que termina corriendo como la sangre en las venas, ¡explota en una sonrisa y calienta nuestra alma! Finalmente, carecía de inspiración e intenté, en vano, hojear el antiguo diccionario buscando palabras más adecuadas y me di cuenta de que los mejores y más queridos amigos, sorprendentemente, escuchan nuestro silencio, leen nuestros ojos, entienden nuestra distancia y ausencia, entienden cuando cancelamos una cita, cuando posponemos un abrazo, cuando no podemos brindar por la felicidad compartida y, sobre todo, pueden amarnos cuando menos lo merecemos. El amor amistoso es un misterio revelado a pocos. Un elixir para significar y nutrir la vida y germinar nuestras tierras íntimas. Los amigos son magos que nos encantan y nos involucran con algunas palabras rápidas, son extraterrestres que nos agregan sin espacio, naves tecnológicas llevándonos a lugares ocultos y escondidos dentro de nosotros mismos. Llegué a la conclusión de que el amor amistoso es un fragmento del infinito: cuanto más ofrezca, más recibirá.

Olvida todas las conversaciones. Borra todas las palabras. Ignora todas las sonrisas. Deléitate en los buenos momentos. Descarta nuestra amistad. Aun así, con todo esto, nunca me olvidarás. ¿Sabes por qué? ¡Porque hay una verdad que nada puede borrar y se llama nostalgia! Libérame de estas cadenas que estoy poseída y abandonada, mi hermano, ¿ves mi pena? se quema, es un infierno, en los deseos más profanos estoy condenada, libérame de estas cadenas, verás el final de mi alma. Gracias por ser fiel siempre a nuestra amistad, que Dios te bendiga porque te considero ya como un hermano. Me siento en deuda con la vida porque tengo la mayor de las suertes y no es otra que tener a los mejores amigos. Sé que mis amigos son verdaderos, y sé que contar con esa suerte es muy difícil. Gracias a todos por hacer que sea tan feliz siempre. Eres como un hermano que no comparte mis apellidos, ni mi sangre, pero que sí comparte mi dolor, mis secretos y mis buenos y malos momentos. Espero que recibas estas bonitas frases con alegría porque llegan para hacerte feliz. Mis esperanzas están muertas, no me dejes encadenada en mis sentimientos, mira las llamas del infierno, allí están mis sueños en la vida dolorosa, no te dejes llevar por los placeres del más allá, grita tu tristeza porque lamentablemente nos veremos menos. ¡Tener un hermano de corazón fue mi regalo de Dios! Hablando de ti, ¿no es tu cumpleaños? pues cada día es especial para mí, ¡eres una de esas personas que deberían cumplir años todo el año por tu bondad! Don José Segura Haro, Presidente de Granada Costa.

¡Y tú, mi amiga, eres increíble, me haces reír, me acompañas en las lágrimas y sufrimientos! Sin embargo, pide por mí como yo pido por tu felicidad. Me levantas el ánimo, lo colocas arriba y me haces creer. Así que estoy aquí para decir que eres más que una amiga, una colega, eres mucho más. Eres una querida hermana, a quien Dios me envió como regalo. Quiero que sepan que es muy importante para mi vida. Que donde estés, eres mi estrella. Amiga, que Dios te bendiga, confía, ten fe y cree porque Dios siempre te dará mucha luz, paz y alegría para ti. ¡Quédate con Dios como Dios está conmigo! ¡Corazón lleno de nostalgia! No se demore, Señor Tiempo, ¡Ella es la planta floreciente más hermosa de la primavera, la hermana que Dios me permitió encontrar de nuevo! Entonces, que el Señor Tiempo pase rápido y pronto podamos estar juntas de nuevo y podamos compartir la amistad tan hermosa que hemos construido a lo largo de los años que vivamos, podamos sonreír juntas, compartir alegrías, llorar de tanta felicidad en momentos más que nos sean dados. Señor Tiempo, tengo prisa, el amor es una gran bendición y dos amigos no deberían estar sin la buena voluntad y la alegría que cada uno trae al corazón del otro. Acelere, entonces, para que estemos juntas. Rápido, tengo miedo, Señor, no me mientas, por favor. Te amo, amiga y princesa de tantas y tantas vidas, uno de mis grandes y valiosos reencuentros de esta existencia, si no fuese apoyada moralmente por este rayo de energía… No es por ser apasionada es solo para que viva descansada, grandiosa señora, mi flor exótica, Carmen Carrasco Ramos, Delegada Nacional de Poesía de Granada Costa!

© Francelina Robin